La población adulta que padece ERC secundaria a diabetes en México, en etapas 1 a 3, es alrededor de 6.2 millones de personas de 6.2 millones de personas.

Reportan 1190 nefrólogos en México, lo que supone un déficit de más de 1800 profesionales respecto a la incidencia actual de la enfermedad Guadalajara Jalisco, noviembre 23 de 2017.

En México existen alrededor de 140 mil personas que presentan enfermedades renales crónica (ERC), de los cuales sólo el 50% tiene la oportunidad de recibir tratamiento en algunas de las instituciones del sistema nacional de salud (SNS).
De acuerdo con especialistas, del universo total de personas que viven con el padecimiento, 9.6 millones padecen enfermedad renal en etapas tempranas, alrededor de 65 mil personas viven con tratamiento sustitutivo en diálisis peritoneal (DP) y más de 75 mil pacientes con ERC no reciben atención médica adecuada.
En el marco del I congreso latinoamericano de organizaciones renales y III congreso nacional de organizaciones renales, el Mtro. Omar de Jesús Ruiz, Director Ejecutivo de la Federación Mexicana de Enfermos y Transplantados Renales (FEMETRE), recordó que acuerdo con cifras oficiales, las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) representan 70% de la mortalidad en nuestro país. En gran medida el problema es consecuencia de falta de acción y desarticulación institucional.
Faltan nefrólogos en México.
La declaración de emergencia nacional de obesidad y diabetes es un reflejo de la necesidad del Estado Mexicano por responder al incremento de casos de pacientes con enfermedad renal; de acuerdo con el Consejo Mexicano de Nefrología en 2016 se reportaron un total de 1190 nefrólogos en todo el país, de los cuales 77.8% corresponde a Nefrólogos certificados vigentes y 22.2% a Nefrólogos pendientes de renovación de la certificación, por lo que las Organizaciones de la Sociedad Civil hacen un llamado a incentivar a las nuevas generaciones de médicos, porque la necesidad actual revela que deberían haber al menos 3000 especialistas.
Enviado especial Abram Romero.