De acuerdo con los precios de la canasta básica que publica la PROFECO semanalmente, nos hemos percatado que algunos productos han elevado sus precios considerablemente, por poner un ejemplo: en Guadalajara el bolillo subió de $2.10 a $5 pesos por pieza, mientras que en la CDMX subió de $1.50 a $2 pesos.
La PROFECO informó que el azúcar aumentó su precio un poco, pues en una tienda de autoservicio se vende en $57.85 pesos los dos kilos; el limón se puede comprar en $23.11 pesos el kilo y, no podíamos dejar de lado, el aguacate, pues sabemos que este último dió de que hablar por mucho tiempo pues se consideraba que sólo una persona con posibilidades económicas considerables podía adquirir dicha verdura; su precio actual es de $44.85 pesos el kilo.
Por otro lado, en la Central de Abastos de la CDMX el azúcar se mantiene en $36 pesos el kilo, el jitomate y la cebolla descienden a $13 pesos y $10 pesos el kilo respectivamente, los productos cítricos y frutos verdes aumentan el precio a $18 y $40 pesos el kilogramo. 
Sabemos de ante mano que esto afecta de manera general a la sociedad, toda vez que con el aumento de precios en dichos productos, genera un costo elevado en  los alimentos que se producen con los mismos.