Una vida sexual plena, según los especialistas, tiene grandes beneficios reales para la salud, es por eso que al momento de alcanzar un orgasmo influyen varios factores que son considerados necesarios para que disfrutes a plenitud la relación con tu pareja.

Hace que fluya la sangre

Los orgasmos aumentan la circulación, manteniendo el flujo de sangre a la zona genital, lo que a su vez ayuda a mantener el tejido sano.

Bajar de peso

 “Aumenta tu frecuencia cardíaca, la presión arterial y la frecuencia respiratoria”, dice Berman. Al igual que el ejercicio “cardio” también libera endorfinas y quema calorías.

Mejora tu estado de ánimo

Además de endorfinas, la dopamina y la oxitocina también se liberan durante el orgasmo. Estas hormonas mejoran el estado de ánimo.

Ayuda a dormir mejor

Durante el sexo se liberan endorfinas las cuales tienen un efecto sedante, es por eso que es común dormir bien después de tener intimidad.

Es un buen analgésico

Los orgasmos ayudan a aliviar dolores de cabeza, molestias como la migraña y calambres menstruales. Las contracciones que genera un orgasmo facilitan la evacuación de coágulos de sangre durante la menstruación, proporcionando alivio temporal. 

Tu piel se verá más saludable

La hormona DHEA (dehidroepiandrosterona), cuyos niveles aumentan durante la excitación sexual, puede hacer que tu piel luzca más sana.

Mejora tu salud emocional

Los orgasmos pueden aumentar tu confianza e inteligencia emocional. “Cuando entiendes cómo funciona su cuerpo y eres capaz de entender el placer en sí mismo, independientemente de Tu condición sentimental, tomas decisiones mucho mejores en las relaciones”, dice Logan Levkoff, sexólogo y educador sexual certificado.

Ahora que sabes los beneficios estamos seguros que la próxima vez que te duela la cabeza vas a querer cambiar una aspirina por un orgasmo.

¡A darle! El orgasmo es de quién lo trabaja.